W: Resize to find out!
H: Resize to find out!
Publicado hace: 9 años

Radiohead en Buenos Aires

Radiohead en Buenos AiresY bien, debido a múltiples ocupaciones y algunos contratiempos recién me puedo dar el tiempo de terminar la reseña del concirto de Radiohead en Buenos Aires – Argentina.

El viaje
Todo empezó de manera muy loca, tenía compradas las entradas desde el 2008, así que no podía faltar. A finales de año el dinero empezaba a faltar y en mas de una ocasión pensé en renunciar al viaje, por suerte (y mucho trabajo y algo de ayuda) finalmente se pudo concretar.

Definitivamente la ciudad de Buenos Aires me encanta, el ambiente que se respira es muy especial, ya había tenido oportunidad de visitarla, así que esta vez sobre seguro (y fungiendo de guía) de mi novia, me aventuré a recorrer la ciudad sin mas ayuda que una guía de calles, paseando en el subterraneo, en bus y a pie. Del 21 al 25 de Marzo no tuve descanso, a pesar de la tranquilidad de unas merecidas y muy pequeñas vacaciones, el ir y venir de cada día hizo que cayera cada noche sobre el colchón como tronco, pero listo al día siguiente para un nuevo recorrido. El cementerio, el zoológico y algunos otros lugares que me faltó visitar en el viaje anterior. Un viaje sin pierde.


24 de Marzo, el concierto
Antes del concierto hubo tiempo para salir a la calle Florida a pasear un poco y llenar el estómago, salimos con dirección del Club Ciudad a eso de las 2 de la tarde, el lugar está un poco retirado del centro, así que en el bus, hubo tiempo para echar una pequeña siestecita.

Al bajar del bus, se podía ver la cola para ingreso al local, habían un par de cuadras de gente esperando, aún así, pense que estábamos en muy buena hora. Ya en la fila, y bajo un inclemente sol, tuvimos tiempo de sobra para comprar unas bebidas y cigarrillos, una remera con la fecha del concierto y a esperar.

Cerca de las 5:30 empezamos a avazar, lentamente, luego más fluido, estaba por demás emocionado, el momento se acercaba.

Está de más decir que Radiohead es una de mis bandas favoritas (no en vano el nombre del blog), y una de las cosas que me daba mucha ilusión era la de poder escuchar en vivo los matices de las canciones, que a pesar de ser conocidas, y haberlas oido en decenas de versiones, cada vez les oigo algo diferente.

Pasada la puerta, la gente empezaba a correr, nosotros solo apuramos el paso, ya he estado en algunos conciertos y conozco como es el movimiento adentro, no importa si llego al final, siempre podre llegar un poco más adelante y conseguir una buena ubicación. Y así fue, el recinto estaba lleno de claros, donde nos ubicamos, primero al lado izquierdo mirando al escenario, pero luego decidimos ir al otro lado, tenemos una preferencia especial por Johnny Greenwood. Así que logramos ubicarnos a unos metros del escenario, y todo estaba bastante tranquilo.

Momentos más tarde La Portuaria salía a escena, no había sabido nada de esta banda hasta ese momento, y debo decir que no me desagradó, pero en realidad no estaba tan concentrado, estaba guardando energías para lo que vendría después. Luego de unos temas, les inicaron explicitamente que terminaran el show, y mientras tocaban la última canción, el personal del stage ya desarmaba por otro lado el setup de la banda.

Media hora después, como estaba anunciado, aparecían los Kraftwerk, vestidos de negro y con una escenografía minimalista al mango, solo cuatro atriles donde se posaban sus Sony Vaio, y una proyección de fondo, imágenes y textos, todos respaldando la propuesta del grupo.

El sonido estuvo excelente, la ambientación también, y la gente bailando o balanceandose sobre sus lugares, debo decir que no soy fan de Kraftwerk, me pueden tildar de lo que quieran, pero a mi, me gusta ver una interpretación, la ejecución de un instrumento, así que puedo decir, que como propuesta artística me gustó muchisimo, me gustó que los temas tuvieran arreglos y sonidos diferentes incrustados en diversas partes y la sincronización con las imágenes que se proyectaban, pero también, sentí como que me faltó un poco.

Uno a uno desfilaban los temas que componían el setlist, The Man-Machine, Numbers, Computerworld, Tour de France, Autobahn, todos con una sincronización digna de una computadora, y claro, los sonidos provenían de computadoras. Siguiendo con la presentación vienen Radioactivity, Trans-Europe Express, y viene The Robots, donde los Kraftwerk abandonaron el escenario, y en su lugar fueron colocados unos maniquíes con partes mecánicas, que se movían sincronizadamente, muy especial esta parte del concierto, pero tuve sentimientos encontrados, cosas de la electrónica… pero como leí por ahí, no hay duda Kraftwerk son los robots.

Luego de unos minutos regresan al escenario ataviados con unos trajes negros con líneas fluorescentes de color verde, parecidos a los de la película Tron, y con las cabezas azules (por un momento me hicieron pensar en Blue Man Group); continúan con Aéro Dynamik y al ritmo de Music Non Stop van abandonando el escenario. Una gran presentación y un perfecto aperitico para lo que vendría después.

Ya para esto la marea humana empezo a causar los primeros estragos, la gente pugna por llegar mas adelante, y nos llevan de un pado al otro, mientras desciende un panel que no nos deja ver que es lo que pasa detrás; la situación se tornaba insoportable, empujones de todos lados, y por ratos faltaba el aire, por momentos flotaba en el aire sin llegar a tener piso. La cosa estaba peluda, así que tuve concentrarme en mi pequeña, que también era vapuleada por la muchedumbre. Aquí estaba el momento dificil del que tanto habíamos hablado, si bien la primera parte del concierto había sido manejable, esto se estaba tornando en un peligro. Aún así nos afianzamos bien y nos mantuvimos mas o menos en el mismo lugar en el que empezamos, a unos 10 metros del escenario.

Luego de unos minutos las persianas fluorescentes ubicadas en la parte alta del escenario se empezaron a mover, señal de que todo iba quedando listo para el inicio del show.

De pronto, suben, y el todo el Quilmes Rock responde a los saludos, el momento había llegado, yo no podía contener la alegría, pero por otra parte sentía que estaba luchando por mi vida, contra 35 mil personas… bueno 34 mil 998 :P

Se escuchan los primeros ritmos de “15 step”, y la maea se vuelve otra vez incontenible, por un momento me olvido de todo y me concentro en lo que está sucediendo del escenario, pero es imposible, en este lugar no se puede estar, estoy convencido y no dudo en afirmar que es un concierto para escuchar tranquilo, y no puedo estar tranquilo mientras no puedo respirar a causa de los empujones, retrocedamos! y nos alejamos un poco del escenario, un poco asfixiados y llenos de sudor nos ubicamos unos metros más atrás.

La pantalla está dividida, muy parecida al concierto que dieran por internet, excelente idea, hace que todo sea un poco más intimo en medio de millares de personas. Empieza “Airbag” todo está perfecto, el sonido, las luces, las pantallas, cada elemento perfectamente cuidado para crear una atmósfera increible, luego “There There” y con esto empiezan nuevamente los empujones en el lugar donde ahora estabamos, esto es insoportable, retrocedemos un poco más y logramos encontrar un lugar tranquilo, un poco más alejado, pero desde donde se puede disfrutar del concierto sin tener el codo de nadie clavado entre las costillas. “All I Need” marcó un momento especial, nos dió la calma para pensar que todo era real, estabamos juntos, y viendo a Radiohead, nos fundimos en un profundo abrazo, y nos quedamos así el resto de la canción.

Luego nos entregaban “Kid A”, una de mis favoritas (que en realidad son muchas), y cuando pensaba que no podía ser mejor… one, two, three, four… Karma Police, la cual canté a todo pulmón, y sentí como las ondas sonoras se adueñaban de mi, for a minute there i lost myself… la sensasión de ese momento será imborrable, todo el mundo cantando. Luego viene “Nude” como bajando las revoluciones, como dejándome caer pero sosteniendome a un centímetro del suelo.

“Weird Fishes/Arpeggi”, perfecto preambulo para lo que venía, un audio al parecer de un noticiero, se está cruzando el sonido… y explota “The National Anthem”, luces rojas intensas moviendose a mil por hora, todo el Club Ciudad se mueve al ritmo que marca la banda, Everyone, Everyone around… here, y al instante, empiezan los sonidos del bajo y el xilofono, “No Surprises”, magistral! Acabada viene eo oooh oohhh ohhh del público, el cual Thom responde interpretándo la misma tonada en el piano, desatando la risa y los aplausos de todo mundo. Continuan con “Pyramid Song”, nostálgica e imponente al final, es uno de los temas que puede sacarme del lugar donde esté y meterme en mi burbuja, y Johnny tocando la guitarra cual violín, y terminada, viene “Street Spirit (Fade Out)”, no esperaba este tema, grité como un loco faaaaaaaaaaaadeeee outttt agaaiiiiinnn ni bien terminada, nos entregan “Jigsaw Falling Into Place” que mas se puede pedir??? calmada al principio, y va tomando fuerza, una muy buena canción, demasiado buena, al terminar, Thom se dirige al público dance, dance, dance, y empiezan los sonidos programados de “idioteque” descontrol total, Thom contagiándonos con su baile desenfrenado, y todos coreando Who’s in a bunker? Who’s in a bunker? Women and children first! el recinto se vuelve una masa que salta y se mueve al ritmo de este temón. Cada vez es lo mismo, siempre me termino enamorando de una nueva versión de esa canción. y apenas terminando, guitarras distorsionadas… “Bodysnatchers” y la masa cambia de ritmo, se acelera, enloquece, juro que podría poguear con esta canción.

Ahora hacen una pausa, y Ed toma el micrófono, y en un español bastante bueno agradece, y dice que la banda había esperado mucho por tocar en Argentina, que saben que es un día especial, y que dedicarán la siguiente canción a los desaparecidos, “How To Disappear Completely”, aplausos interminables y desaparecen.

Todos sabíamos que no podía ser el final, 90 minutos no es suficiente! la gente los llama y ellos responden al llamado “Videotape”, un retorno bastante tranquilo, yo pensé por un momento que podría ser el cierre, pero no, por suerte, “Paranoid Android” llegó para despertar a todos, y se armó la grande, todo se volvió un kaos, y los gritos que acompañaban a la banda You don’t remember, You don’t remember, Why don’t you remember my name? y luego para bajar las revoluciones “House Of Cards” intimo, tranquilo, como para volver a tomar aire, para “Reckoner”, ya es demasiado, que final!

Vuelven a desaparecer, y al llamado del público reaparecen esta vez con “Planet Telex”, que prepara el terreno para “2+2=5″ y nuevamente todos a cantar y saltar, a movernos al compas de las notas, y perder el control nuevamente sobre el final del tema, y finalmente “Everything In Its Right Place”, la reconocí desde el primer sonido, Johnny jugando con su Korg Kaoss Pad (yo quiero unoooooooo!), sampleando la voz de thom, el ritmo cambiado de como suena en estudio, ya había visto varios conciertos en video terminar con este tema, así que hay que sacarle el jugo, y efectivamente, uno a uno se van retirando, mientras Johnny sigue jugando con la voz de Thom, terminando este tema, dimos media vuelta, nos encaminábamos a la salida, pero habría tiempo para un tema más. “Creep”, que a pesar de ser un muy buen tema, me parece que ha sido demasiado manoseado, si hay algo que me gusta de este tema es la distorsión de la guitarra de Johhny, y el desenfado con que Thom suele interpretarla, todo mundo cantando, y un mar de aplausos al terminar.

Más de dos horas de concierto bajo un intenso bombardeo de sonidos, luces e imágenes, generando sensaciones indescriptibles, que van más allá de las palabras, y que quedan grabadas en la mente de los que pudimos asistir a este increible espectáculo.

El retorno
Ya a la salida, sin comentar, terminando de digerir lo que acabo de presenciar, me encuentro con la gran duda… y ahora, ¿cómo carajos salgo de aca? no importa, no importa si tengo que caminar toda la noche, la sonrisa del rostro no me la borra nadie, por suerte, a la salida encontramos unos buses dispuestos para regresar a una gran parte de los asistentes, sentado, tranquilo, no alarms and no surprises.

3 Responses to “Radiohead en Buenos Aires”

  1. Carol dice:

    Que emoción!!!!!!!!! No sabes como te envidio….algún día…..
    Pero siento que escribiste tu review medio apurado?
    Igual, me gustó…

  2. Sergio dice:

    Ni tan apurado, me ha tomado un par de horas completar lo que me faltaba. :P

  3. vodkita dice:

    creo que ya te lo dije, pero lo repito.
    curcielrías aparte, ese concierto no hubiera sido lo mismo sin ti.
    no podría haber hecho ese viaje con nadie más. period.

Dejar un comentario...