W: Resize to find out!
H: Resize to find out!
Publicado hace: 11 años

Manual del Misantropo

Hace un tiempo Israel me pasó un link de esta lectura.

Manual del misántropo

Empecé a odiar el mundo, odiarlos a todos ustedes, desde edad muy temprana. Los ojos de un niño son más agudos que los del antropólogo más reconocido. El odio comenzó con el extraño rechazo a mi nana. Apestaba. Ahí tomé conciencia de los cuerpos. Me daba cuenta que por naturaleza son sucios. Hay que lavarlos para que no huelan. Pero ella, mi nana, ni el agua la hacía justicia. Tenía una mugritud milenaria, hasta podía decir que cultural. Cuando crecí, adolescente aún, me dí cuenta que ella no era culpable de su suciedad. El responsable era el mundo y todo lo que había en él (y todo lo que creaba, como la noción de Dios y las sociedades). Empecé a sospechar que había una relación entre el olor a ajo y a caja de zapatos de mi nana, y el país en el que vivía; pero, poco tiempo después, México traspasó fronteras y la sospecha se empezó a extender allende del río Bravo, del Atlántico y de todos los rincones de nuestro planeta. “¿Cuánta gente con olor a ajo habrá en el mundo por culpa del hombre mismo y de su creador?”, me cuestionaba. Y es que, al final de cuentas, ¿por qué tuvimos que ser creados con cuerpos que se apestan?

La adolescencia es la etapa clave para toda aquella misantropía que se digne de serlo. En esa época dejé de sentir admiración por las mujeres. Veía que mi madre, la gran señora, hacía las mierdas más grandes de toda la familia. Me preguntaba si mi vecina, aquella niña coqueta que me cantaba cuando pasaba por su casa, haría las mismas cacas en el baño de su departamento. La respuesta era sí, lo hace. Perdía horas maldiciendo la hora en que Dios hizo que las mujeres cagaran y se echaran pedos. ¿Acaso no eran demasiado bellas para esos menesteres primitivos? Luego la maestra de biología hizo la gran revelación. Además de los compromisos naturales de las mujeres con sus vejigas, cada 28 días, sangraban. ¡De por sí repulsiva la sangre, era inconcebible que justamente por la parte a la que nunca le quitaba la vista ni a mi mentora ni a mis compañeras era por donde salían los chorritos del vital líquido!

Me aparté de los círculos románticos que se imponían los adolescentes, como el ir en grupo a ver una película cursi o noches bohemias debajo de una farola.

Sacié mis estúpidas necesidades sexuales con las prostitutas, las dignas rameras que cobran por ser putas, a diferencia de aquellas que lo son y, pobres idiotas, no cobran ningún centavo.

Lancé mis saetas hacía el hombre ordinario. El sudor, entonces, tomó unas dimensiones insospechadas. La transpiración de los humanos era inversamente proporcional a mi desprecio. Observaba en todas partes caras brillosas, humanos que se entregaban al trabajo cinco días a la semana y otros dos en lavar sus pañuelos y ropas ennegrecidas. Dormir, despertar, trabajar; trabajar, despertar, dormir. Cumpliendo fielmente el destino impuesto por quién sabe quién. ¿Dije por quién? ¡Ah, no, es el destino mandado por el Señor! ¿Señor? Sí, el Señor. El principal error de los humanos es cuando toman demasiado en serio los designios de los Señores. Tenía razón (el seguramente maloliente) Marx, cuando dijo que la religión es el opio del pueblo. Dios es la perfecta excusa para que los hombres no hagan algo mejor con sus vidas (como acabar con ellas, por ejemplo).

El sudor en los rostros me llevó a angustías terribles. Diseccionaba los cuerpos de mis semajantes y veía monstruosidades. Maldecía la hora en que la naturaleza nos hizo revestirnos de piel. El mundo no sería el mismo si convivieramos con cuerpos viscosos, rojos y con los órganos a la intemperie.

Para ser un misántropo basta con ser de clase media; con esa rara oportunidad que te da el tener noción del estilo de vida de la clase alta y el padecer, además, casi como destino irremediable, las angustias de la clase baja.
Y es en el auto, taxi, metro, fiestas, discotecas, restaurantes, videoclubes, centros comerciales, los alimentos que todo buen misántropo ha comido para odiar la existencia de sus semajantes (los mismos que otros misántropos degluten para odiarnos a nosotros mismos).

Es moralmente inaceptable no odiar a la humanidad después de cumplir con los requisitos sociales. Una fiesta es el mejor ejemplo para sacar argumentos odiadores. Las personas se bañan, echan encima perfumes y lociones cuya publicidad, por cierto, debería decir: “porque tu cuerpo se apesta, usa este producto para disimular la inmundicia de tu condición humana”. Luego viene la música que se aprestan a bailar en total cumplimiento de un ritual primitivo. Y ahí los miras, absortos ante el sonido de la música, encerrados en cuatro paredes, zapateando rítmicamente, sus pieles iluminadas por la luz intermitente de focos multicolores. Bailar, bailar porque sí, porque es divertido, porque los señores se satisfacen viendo los culos de las jovenes, porque las señoras envidian los culos que ven sus maridos, porque cumplen con el deber de sentirse personas, porque es divertido que te suden las ingles, las nalgas si bailas mucho o no bailas nada, porque es divertido ir al baño cada 10 minutos para orinar las bebidas tomadas mecánicamente, porque es satisfactorio ligar con los demás, porque me siento realizado que vean mis estúpidas ropas almidonadas que por dentro empiezan a estar húmedas, porque me divierto inventando o imaginando historias eróticas de las parejas que veo a mi alrededor. Alguna vez me llegué a imaginar tomar un video personalizado a todas esas personas, tocar la puerta de sus casas y enseñarles lo grotesco que resulta su existencia, movimientos, poses que utilizan cuando bailan, coquetean, beben, fuman; que vean lo asqueroso de sus rostros brillosos, lo patético de sus carnes gelatinosas, lo falso de sus sonrisas, el maquillaje corrido, los pliegues arrugados de sus vestimentas, sobre todo en la parte de las nalgas. Pero entendí que la imagen del ser humano vista en la televisión no es repulsiva; antes bien, es admirada.

Para odiar el mundo hay que abrir bien los ojos en los lugares públicos. Mirar a las personas por detrás es entender la pequeñez del hombre: sus espaldas ciegas, los lóbulos torpes de las orejas, la nuca inútil, la cabeza ignorante de lo que pasa por la vida detrás suyo. Al menos los búhos no tienen ese problema. Pueden girar libremente su cabeza 180 grados y ver lo que les dice el mundo a sus espaldas.

Pobres diablos los humanos. Son felices con sus pequeños sueños, el televisor nuevo, el microondas, los pagos a plazos, el empleo de los miles de pesos. El mayor viaje de su vida, por lo general, es la luna de miel. Acapulco con sus tres días y dos noches ofrece el éxtasis de la aventura, los confines del universo; fornicar sobre camas usadas por otras miles de parejas igual de mediocres que ellas. Y aquí, lector, llegó a la época en que crecí, cuando me volví un adulto odiable, y dignamente odiado. Y es que empecé a sentir poco respeto por la palabra amor. Pero no por su significado como tal, sino por lo que las personas han hecho de su significado. Un misántropo conocido mío me dijo que si él fuera la palabra amor desaparecería del mundo: “Que las personas -comentó- se las arreglen sin mis cuatro letras”. Lo más sensato que he escuchado en mi vida. Es así que perdido el respeto por la palabra amor (¿podría ser de otra manera?) perdí el respeto por las mujeres. No hay nada más aburrido en el mundo que una mujer enamorada. Me encolerizan, me exaspera su ingenuidad, el ignorar que en todo hombre, por más caballero, por más niñito bonito de 15 años que sea, se esconde la secreta intencionalidad de subirle o bajarle sus vestidos, observarles las nalgas tapadas por las pantaletas, quitarles las pantaletas y penetrar sus culos tiernos -en caso de ser pequeñas vírgenes- o sus nalgas conocedoras del rigor de la verga, -en caso de las más creciditas-. Porque ellas, las pobres inocentes, juran que el “hola” incidental dado en una fiesta, en el Metro, en el salón de clases, resultó ser el destino, el momento más romántico de sus vidas, la prueba de que existe el amor a primera vista. ¡Ja! Hay que reirse, ¡ja! ¡Lo que existe es las ganas de coger a primera vista! No el amor. A las mujeres les pasa lo mismo, lo admito, pero en tiempos diferentes. Es decir, aunque puede llegar a pasar, es díficil imaginar a una princesa de 15 años que a su vez imagine hacerle el felatio al chico guapo que le acaban de presentar mientras lo ve de espaldas marcharse.

Cómo he reído a costas de las mujeres. Cuando se ilusionan por aquellos “bellos” momentos sin imaginarse que los hombres de lo único que se ocupan es en que no se note la erección fenomenal que se tiene cuando imaginan lo que traen puesto debajo de sus lindas ropas –las que pasan horas escogiendo- mientras nos miran como si fuéramos Romeo.

Y cómo sufren, tanto hombres como mujeres, cuando las o los abanadonan. Los humanos son tan poco capaces de indagar en sus sentimientos, que por eso los misántropos se imaginan ser la palabra amor para mandarlos todos a la mierda.

Hay varios tipos de misántropos. Están los conformistas. Nada los hace felices pero tampoco les quita el sueño la humanidad. Antes bien, se vuelven como ellos, alcohólicos, adúlteros, hipócritas, mentirosos. Lo único que sienten es lástima por la condición del mundo, lástima por su patria, su ciudad, su calle, sus vecinos, su familia, por ellos mismos, y mueren insignificantes, aunque felices por saberse misántropos.

Por otra parte, se encuentra el misántropo activista. Grita a los cuatro vientos las carencias de sus semejantes, les escupe en la cara su insulsa calidad humana; son artistas, músicos, locos callejeros y, en la mayoría de los casos, terminan en un manicomio o muertos por su propia mano.

También se encuentran los misántropos radicales. A estos les teme la sociedad, los gobiernos, son los vilipendiados del sistema. Y es que, lector, estos matan. Entienden que su única misión es extinguir a la raza humana. En su ser sólo se gesta el trascender al loco alemán que planteó la idea del super hombre. “No hay super hombres, piensa, porque nadie merecemos vivir, desde el más pequeño hasta el más anciano de este planeta, el lugar del hombre está en la nulidad”. Porque la existencia, humanos, es la nulidad. De ahí venimos, ahí vivimos, así morimos. Nulos. Bajo este paradigma he vivido 28 años. Más de un cuarto de siglo. Demasiado tiempo para no haber muerto de alguna congestión alcohólica, acribillado por un loco en un manicomio o felizmente nulificado por la pistola salvadora de un policía que protege al mundo de su nulidad nulificándome a mí en algún episodio violento en el interior de un centro comercial en su hora pico.

Y hasta el día de hoy no sabía a ciencia cierta a qué clase de misántropo pertenecía.

A veces, mientras fornicaba con la más vulgar de las prostitutas, sentía que era un misántropo conformista; otras, cuando besaba a la más querida de mis mujeres, sentía unas terribles ganas por salir corriendo, escribir mi trascendental epitafio y quitarme la vida; además, ha habido días en que me siento listo para hacerle un favor a la madre naturaleza y deshacerme de algunos cuantos humanos a través de una ráfaga de tiros certeros.
Pero he encontrado que soy una cuarta clase de misántropo. Y explicar en qué consiste, es el objetivo de este relato.

Soy un misántropo enano. Y esto, es la peor clase de humano que tiene la existencia; me explico: es un ser que no merece la nulidad porque el tamaño de su ser no le alcanza para ser nulificado. Es un nada. A Dios le faltó decir a la hora de la creación “hágase la nada”. Si lo hubiera hecho, el nuestro sería un mundo paralelo donde habitaría media humanidad. Y donde no estaría yo, ni ustedes, por supuesto.

El Nulo, Viernes 4 de Junio de 1999
(Esquela que quiero que se publique en los diarios de México ahora que estoy muerto.).

*La nulidad
(Epílogo opcional al “Manual del Misántropo”. No pasa nada si no se leé)Hay una equis en el centro de la vida. Es la nulidad. Hombres, mujeres, solidificados y nulos. Aunque el hombre es grande, más grande es la negación de la vida. El enemigo mayor del humano es el humano mismo. Nos nulificamos unos a otros. Somos la única especie que hace daño a sus semejantes, tanto en la ignorancia, como en la alevosía. Y esto es lo que nos hace nulos. Cualquier destello de vida, de deslumbramiento artístico, la socava el dolor, el daño que nos hacen quiénes amamos, o la patada de la naturaleza que muestra su furia con el viento, la lluvia, el terremoto o con la muerte propiamente dicha. Por esta razón, la inspiración es inversmaente proporcional a su contrario. Es decir, la nulidad es lo que vivimos, el aire que respiramos, los mensajes que vemos, leemos, inventamos. La esencia es un poético concepto. La nulidad, es la esencia de nuestro concepto.

Jueves 16 de marzo de 2006 a las 09:45

39 Responses to “Manual del Misantropo”

  1. Carol dice:

    Wow que alucinante!
    Que increible manera de odiar la existencia.
    Me encanta! :twisted:

  2. Serginho_X dice:

    Eres mi Guia Espiritual..:P
    Combustible para el odio…

  3. ruben herrera dice:

    e trancitado la vida con gran decepcion si tengo el olfato de un muerto que detesta el olor de los vivos ¡ piedad, piedad para la muerte pido, jamas podra escapar de nosotros.

  4. pancho dice:

    Hermano…creo que te falta bastante por leer antes de empezar a escribir,esrcibes pesimo ademas de tratarse de puras pendejadas.

  5. pancho dice:

    Hermano…creo que te falta bastante por leer antes de empezar a escribir,esrcibes pesimo ademas de tratarse de puras idioteces.

  6. yes dice:

    mm..chale..tus palabraz me llenan de dudas y las dudas no krean nada bueno..sera la nulidad,convertida en duda?..
    kizaz sea lo ke hace k los humanos seamos un asko.;
    saldre de este puto internet y kizaz me matarè.

  7. Fenrir dice:

    simplemente te basas en lo sucio que son los cuerpos de los humanos desde un principio para fundamentar tu odio, puedo citar al Marqués de Sade para fundamentar mi odio y exponerlo mejor “La idea de Dios es el único error por el cual no puedo perdonar a la humanidad.” Mi odio se basa en la creación de algo tan estúpido como el mismo ser humano… un dios simplemente sirve para llenar de anhelos y esperanza a su creador (el humano) y al mismo tiempo para dominar lo y dejar ser dominados por otros humanos

  8. enigmatronix dice:

    sabes… definitivamente ere buen misantropico.
    espero ya allas leido aschopenhauer pero te dire una cosa las personas son sucias por naturaleza solo que cuando les enseña lo estupidos y susios que son te comiensan a atacar diciendote que en el mundo no todo es malo, pero en realidad son mas estupidos de lo que paresen, solo dime “pancho” en donde estaba tu optimismo la semana pasada antes de leer esto.
    y bien dirigientome al pedaso de estiercol que escribio esto,
    te apollo en sierto modo, pero aun te falta mucho para tener una mente clara sobre las realidades de la misantropia

  9. stefany soy atea y muerdo dice:

    vaya… odiar es tomarle demaciada importancia a algo, yo tambien soy misantropa pero no odio, solo desprecio e ignoro. creo que la humanidad se ha convertido en un asco, y que pocas personas merecen vivir, pero igual no me importa su existencia.

  10. Anónimo dice:

    EXCELENTE

  11. mis dice:

    Digan el % de sufrimiento y el % de “felicidad” a lo largo de la vida humana.
    La vida es una mierda y encima te morís.

    No se si la humanidad es buena o mala solo que me repugna ver que se comportan todos como animales, claro que tienen la parte racional pero la mayor parte del tiempo están condicionados a sus sentimientos e impulsos…
    sinceramente solo me desahogo, creo que definitivamente yo debería ser un robot u otro ser de una raza más racional o superior a la de los humanos cuaternarios.
    No soporto tener a la gente cerca, miro los pies de álguien e imagino que es un mono. Hago fila para esperar algo y prefiero irme porque no quiero ser parte de la fila de animales que hacen la misma cosa.
    Simplemente animales….cual es el puto sentido de la vida…aparearce, ser reconocido, tener poder.
    Ese comportamiento animal, por ejemplo el día de navidad todos los supermercados de mierda están llenos, todos hacen la misma cosa como animalitos.
    Estoy cansado de que cuando estoy con mi novia me presenta algún amigo de ella y de repente me comporto como un animalito queriendo marcar mi territorio, hasta mi voz cambia jajaja.
    Ver esos rituales de pavos reales, porque todos ponen cara de estar cagando cuando bailan o es una cara que demuestra que están disfrutando del baile?
    Me cago y me averguenzo ser humano y lo peor de todo es que soy parte de esta mierda y es casi imposible evitar estos comportamientos animalescos.
    Que asco tener que cagar, comer, sudar, tener que dormir, pensar buena parte del día en culos y tetas. Al fin y al cabo que objetivo tiene esta vida? ser un animal? puta ojala me lleve una nave extraterrestre y aunque sea me adopten como mascota y puede aprender a no ser tan animal porque este mundo de mierda de cuaternarios me tiene cansado

  12. NcrosantE dice:

    busco hace mucho tiempo el verdadero poder misantropo el poder infinito de todo lo que mas deseo encontrar es el modo de lograr el odio supremo eradicar toda “pureza” humana todos los dogmas todo lo que cohibe la mentalidad del misamtropo extinguir el calor humano ser frio ante toda sircunstancia debe haber un modo de alcanzar lo mas alto de la misantropia si alguien lo ha logrado o sabe como encontralo diganme

    • SMART dice:

      … no existe camino para llegar a lo más alto, en definitiva no lo hay. Soy un misántropo y pagué el precio muy alto, mi propia vida… Durante toda mi vida sufrí de burlas y de risas crueles… siempre me dicho que ME GUSTARÍA MATAR A AGLUIEN, CLARO, SI TAN SOLO HUBIESE “ALGUIEN” QUE REALMENTE VALGA LA PENA COMO PARA TANTO… y por lo tanto, ni modo, jampás mataré a nadie. NINGUNO, NO EXISTE NINGUNO QUE VALGA LA PENA. Y esto sin mencionar que HE VISTO Y BUSCADO ENTRE MILES DE MILLONES, ENTRE TODA LA HUMANIDAD… todos SON UNOSMALDITOS PIGMEOS , DEFORMES Y QUE NO TIENEN NADA, SIQUIERRA DISTINCIÓN.

      • Edith dice:

        Será porque no me conociste a mí, España, getafe, c/Jímenez e Iglesias 4ºC estoy impaciente por mi muerte
        A lo que voy, eres penoso, te quejas de haber perdido tu vida por ser misántropo, tienes ganas de matar a alguien pero dices que nadie se lo merece. Siiii claro será eso… o será que no tienes cojones maricón ven y matame si te atreves, no matas a nadie por que no eres mas que otro humano entre millones de seres humanos, entérate, no eres nadie, no vales nada, te mueres y el mundo sigue girando sin percatarse de tu ausencia, pues tampoco se percató de tu existencia. Es eso? estas enfadado por que no te prestaron la atención que querías? perdón por compararte con los demas seres humanos, que no te hicieron nada, pues tu eres el desecho de la humanidad, a ti no te parieron, a ti te cagaron. No te molestes en responder y darme gracias por iluminarte con la verdad, no lo voy a leer, ya sufrí bastante leyendo tu comentario, espero no volver a cometer tan doloroso error, hasta nunca.

  13. ALEJANDRO dice:

    ES PERFECTO LO QUE ESCRIBISTE, TE FELICITO.
    EL SER HUMANO ES UN ASCO!

    • Edith dice:

      ¿Tú eres tonto? Le felicitas por haberte insultado a ti y a tu madre y a todos tus seres queridos, entérate. Este tipo no es un misántropo sólo le interesa llamar la atención, un misántropo no se molestaría en escribir a la humanidad ni se valoraría a sí mismo del modo que lo hace este patético personaje, se suicidaría por el mero hecho de ser humano. Eres tan patético como él.

  14. jhonny dice:

    todos los que creen que esta persona es un misantropo estan mal y eso significa que tienen poca inteligencia, este que escribe se basa solo en que el cuerpo humano es asquero deja de decir idioteces uno es misantropo por cosas mas compleja, tambien por el raciocinio que obtiene con esto me rifiero a que desde que comienza a pensar tiene una capacidad de analisis mayor que a la de los demas todas las personas que digan que son misantropos desde hace algun tiempo, significa que “lo son” por alguna causa estupida y no por su pensamiento, tenga una teoria que el misantropo nace y que nadie cambia. Si naces siendo un idiot lo seras por el resto de tu vida

  15. SMART dice:

    A continuación escribiré esto
    – Si dios “hubiera” querido crear, de verdad, al hombre, entonces lo habría destruído primero, poniéndole ninguna prohibición. En cambio, todo lo que este imbécil hizo fue “crear” a un alguien para manipularlo; este alguien es la humanidad.

    -Dios creaba al hombre y nisiquiera él sabía que lo que él realmente hacía era destruírlo. O, ¿si lo sabía? ¡MALDITO!

    -Dios destruyó su creación(el hombre) al instante mismo de haberlo creado.

  16. SMART dice:

    LA VIDA NO ERA MAS QUE UN MALDITO CIRCO DONDE HABIA TODO TIPO DE PAYASOS. Unos te hacían reír, unos llorar y otros tantos de todo un poco.

  17. SMART dice:

    Hay que dar gracias a las reigiones, porque sin las religiones no habrían idiotas, y sin idiotas no habrían,sobre todo, sacerdotes; y sin sacerdotes no habrían tantos niños violados.

  18. SMART dice:

    hay que dar gracias a Dios, porque sin dios no habría Adán y sin Adán no habría pecado, sin pecado no habrían problemas y sin problemas no habrían… ¿no habrían qué? ¡pobreza, sufrimiento, DOLOR, enfermedades, necesidades, injusticias…? MALDITO SEA YO A QUIEN NI DIOS NI EL DIABLO SE LE HAN ATREVIDO A APARECERSELE, PARA QUE FINALMENTE ASI YO DEJE DE DESMENTIR MENTIRAS QUE… ¡ingenuos débiles de cerebro!

  19. SMART dice:

    Hay que dar gracias a todo, pero sobre todo; hay que dar gracias a la maldad, porque sin la maldad no habría demonio, y sin demonio no habría dios, que no es otra cosa sino la misma persona, solamente que millones de veces más malo. ¿Acaso será bipolar?

  20. SMART dice:

    SOY UN VERDADERO MISANTROPO QUE CADA VEZ QUE ME TOPO CON UN SER HUMANO SIENTO NAUSEAS Y MISERICORDIA… Ah.. que tristeza es la vida , pero ni modo. Hace tiempo que morí y ya no me importa. Diderot dijo algo que a mí me hizo reír mucho… pero esto se los escribiré en otra ocasión…

  21. Nicloisse dice:

    SMART… sí, un poquito nomás. Un poquito bipolar.

  22. MR NICE GUY dice:

    es el argumento mas estupido sobre la misantropia, te detesto y me aborrece tu punto te vista retrogrado, anal y retrazado, un verdadero misantropo lee antes, de escribir, escribe sin interesarle y no comparte lo que piensa con una junta de mierda, o es que el misantropo se siente triste y quiere desahogarse con los lectores :( papito eres un imbecil

  23. marcus dice:

    La estupidez abunda pero sin ser filósofo un misántropo más puede dar su breve clasificación de esta nueva anunciada proto ciencia que nos mostrara si somos un estúpido o un misántropo

    Básico es unto tonto que busca una explicación a su odio desmido que busca desesperadamente que alguien se dé cuenta de el para vanagloriarse, de pensamiento tan torpe como para darse cuenta que solo odio algo especifico
    Espero que nadie esté en ese nivel

    Medio: un tipo vil que odia a la humanidad por el simple hecho de existir. Que se basa una simple disgusto a sus demás pero siquiera es un tipo más lógico e inclusive piensa mejor que un tonto mostrando su verdadera cara a los demás y no esa tonta risita para quedar bien con los demás marionetas teístas (creer en dios)
    Espero que vayan por ahí me darían esperanza si eso fuese posible

    Avanzado: que gran pensador con una perspectiva de la vida. Que no le importa si alguien sabe o no de su odio simplemente actuara como la humanidad se merece caracterizado de personas de grandes pensamientos y creativos para la muerte y sus formas
    Espero lleguen a ese nivel me les adelanto aunque no he agregado aun los odios

  24. hilary tarazona dice:

  25. Anónimo dice:

    no me gustan los humanos si las mujeres lindas

  26. Yo dice:

    Tu no eres misántropo, lo que pasa es que te avergÜenza reconocer lo que eres.

    • toni dice:

      reconoce lo que eres y te das cuenta de pertenecer a la misma mierda. tu no sabes lo que es un misántropo. el misántropo vagamente odia tanto a sí mismo como a los demas. pero yo me amo mas y reconozco ser mejor que tu. por el simple hecho de ser sincero. nunca podrás entender al misántropo porque la diferencia de pensamientos es inmensamente diferente. es decir tu ves las cosas como te conviene. el misántropo las ve como son.

  27. DrZam dice:

    Declararse misántropo es lo mas irónico que alguien puede hacer, es tan contraproducente decir ”YO SOY MISÁNTROPO”, que se asemejan a cualquier grupo fanático cristiano o fuerzas radicales armadas, entiendo lo que se siente cuando buscas ese anhelado silencio que solo se puede obtener en la muerte o el repudio por observar una vida que solo nos llena de decepciones y que por ello te carcoma la soledad, pero estigmatizándose de esta manera solo hace que seas igual que lo que detestas.

    Entender a los demás es un caso perdido, pero enterderme a mi mismo es imposible.

  28. Edith dice:

    Patético… ¿odias a los seres humanos? ¿por qué entonces te molestas en escribir para ellos? Penoso ser, odias a la humanidad porque no te dieron la atención que querías recibir, narcisista, no eres más que otro humano al que se sólo le importa él mismo, ¿te crees especial? Hay miles de millones de seres humanos tan indignados como tú, pero que no insultan a los demás por ser desgraciados, ¿qué culpa tienes tú de que sean desgraciados y te odien por ello? Miles de personas mueren de hambre todos los días, otros miles por negligencias, otros por la avaricia de unos, etc… Mientras lees esto mueren miles de personas, cada una con sus sueños, con sus seres queridos, aquellos que llorarán sus muerte, pero luego los olvidarán, y volverán a sus vidas, a reír, a soñar y, entonces, a morir. La humanidad es penosa, pero el humano no tiene la culpa de ello… ¿Qué culpa tienes tú de que el devenir de los pueblos a través de los siglos haya creado tan vil sociedad? Ninguna. Es tan básico como que nadie te puede culpar por haber nacido humano y no un cerdo, criatura a la que me recuerdas, por cierto. Recuerda, el hogar donde duermes te lo dieron los humanos, al igual que tu comida, tu ropa, recuerda también que sólo vivirías 10 años, 20 como mucho si no fuera por el cuidado sanitario que te proporciona la humanidad, ¿O prefieres vivir como las bestias y los animales, bajo la ley del más fuerte? ¿Es para ti más correcto? Entonces vete al bosque a vivir como las ratas y las bestias, abandona tus bienes y tus pertenencias que los hombres te proporcionaron. Exacto… la humanidad no es un error, la humanidad es la herramienta que tiene el humano de hacer llegar su humanidad y altruismo a todas la partes del planeta… ¿Desigualdad, corrupción,…? La humanidad no es malvada, tan sólo está confundida, los demonios tienen la culpa de todo mal, nuestra parte animal. Crees poder hacerlo mejor pero no es así. Tal y como te veo eres el más patético de los humanos a los que conozco, pero eso puede cambiar, di adiós al demonio de tu ser, al Misántropo de tu interior, y abre tu corazón a los humanos, tal vez puedas hacerlo mejor que ellos, ¿no?

  29. Anónimo dice:

    Tenía que llegar a mí ésto un día como hoy, en que me siento especialmente asqueada de todos por igual, que bien!!!

  30. juan dice:

    La humanidad la evolucion mas aberrante existente, se comen los unos a los otros, cometen actos incestuosos, se esclavisan, secuestran, prostituyen, torturan, asesinan, violan, mienten, estafan, se golpean, insultan, mejor paro de mencionar las atrocidades, pero sin embargo si creen merecer piedad ante desastres o tragedias, piden a su salvador ficticio les proteja y guie, hasta para ello son imbesiles, creyendo estar protegidos ante la adversidad por una fuerza evolucionada y desconocida ante todos, según el subconciente colectivo existente, la única solución ante tanta barbarie y destrucción causada por esta porquería humana es la autoeliminación total y sistematica de la sociedad humana, es menester repartirnos alrededor del planeta en todas sus variantes para lograr un exterminio total de esta raza miserable y ruin, nosotros los misántropos no somos salvadores ni algo parecido simplemenete somos parte de esta problemática, pero con una excepción que es la de tener una conciencia y ubicuidad real de la desgracia y aberración existente, abusamos de otras especies, las degradamos a nada, ojala hubieran otras formas de vida que pudiera hacer frente a esta raza criminal, seria lo justo.

Dejar un comentario...